Ansiedad

¿Qué es?

Es una emoción que todos hemos experimentado alguna vez y que prepara nuestro organismo para afrontar un posible evento “de peligro” en el futuro.

La activación de nuestro sistema nervioso y de todo el cuerpo en general es lo que se encargara de hacer frente a una situación que requiere de un esfuerzo intenso o sostenido con el fin de sobrepasarlo sin inconvenientes.

Por lo tanto, esta emoción provocara cambios en los diferentes sistemas de nuestro cuerpo – activándolos -  preparándonos para actuar y responder de manera rápida y efectiva.

MECANISMO CEREBRAL -> Nuestro cerebro debe integrar la información del pasado (recuerdos) con la información del momento (situación) para prever el futuro y anticiparse adecuadamente a unas posibles consecuencias.

La información que almacenamos del pasado está formada por las experiencias vividas y que están ligadas a las emociones y sensaciones corporales que se sintieron en ese momento.

De allí que el cerebro active las partes que almacenaron la memoria recogida del exterior a través de los sentidos y las que aportan información relativa a las emociones y sensaciones internas trabajando de manera conjunta. Cuando una situación del presente se asemeja a algún recuerdo o experiencia anterior, brevemente se activan las mismas sensaciones y emociones asociadas por lo que si la situación se parece al recuerdo de una situación que hizo sentir miedo y angustia, fácilmente se evoca la misma emoción en el presente.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

Síntomas de la ansiedad

Cognitivos

- Insomnio

- Rumiación (darle vueltas al mismo pensamiento)

- Afecto irritable

- Intolerancia a la incertidumbre

- Disprosexia (incapacidad para concentrarse)

- Pensamiento catastrófico

      • Todo va a salir mal

      • Todo se va a complicar

Autonómicos

- Diaforesis (sudoración)

- Taquicardia y palpitaciones

- Taquipnea (Respiración agitada)

- Boca seca

- Náuseas

- Sensación de opresión en el pecho

- Ganas de ir al baño

Somáticos

- Temblor

- Cefalea

- Temblor

- Algias (dolores)

- Trastornos gastrointestinales (constipación o diarrea)

- Tensión muscular, sobre todo en cuello y espalda

¿Cómo tratar la ansiedad?

Existen varias alternativas de tratamiento para ayudar a que las personas que padecen ansiedad puedan llevar vidas productivas y plenas

La evidencia científica confirma que la mayor eficacia para el manejo de la ansiedad es la combinación de psicoterapia y medicamentos.

Sin embargo, adicionalmente existen otro tipo de ejercicios prácticos que ayudan a los pacientes a controlar aquellos síntomas desagradables que los aqueja cuando tienen ansiedad. Entre ellos están:

1. Distracción: hablar con alguien, cantar, contar números, abrir y cerrar la mano, concentrarse en la respiración, entre otras.

2. Respiración diafragmática: la respiración es un mecanismo fisiológico, generalmente automático e involuntario que cambia según las emociones y sensaciones.

La respiración diafragmática se logra poniendo una mano en el pecho y otra sobre el estómago, para asegurarse que el aire inspirado va hacia la parte inferior de los pulmones sin mover el pecho

Se toma aire lentamente y se lleva hacia abajo, expandiendo el abdomen, sin mover el pecho.

Retienes el aire en esa posición y luego sueltas lentamente, metiendo el abdomen sin mover el pecho.

3. Relajación: el pánico es la sensación más habitual con que suele iniciar la ansiedad, es la activación de nuestro sistema de alarma quien nos prepara para enfrentar un peligro lo que desencadena una serie de reacciones fisiológicas.

La tensión muscular hace parte de la reacción corporal frente a la ansiedad, por lo cual la relajación muscular es un componente importante para lograr un estado de relajación.

Existe una técnica de relajación muscular progresiva (PMR) que ayuda a relajar los músculos del cuerpo y consiste brevemente en apretar y contraer los diferentes grupos musculares por 5 - 10 segundos y luego relajarlos de 15 a 20 segundos, 2 o 3 veces antes de cambiar de grupo muscular.

4. Autoinstrucciones: Hace referencia a las frases o mensajes que te diriges a ti mismo para afrontar el pánico que genera un estado de ansiedad, los puedes cargar anotados en un papel para leerlos en un momento de crisis, varios ejemplos de estas frases son:

- Estas sensaciones no producen un daño real.

- Limito mi miedo de pensamientos catastróficos que no tienen ninguna base real.

- No lucho contra estas sensaciones y emociones, las acepto como algo normal que es transitorio y pasará.

- Puedo y soy capaz de elegir lo que pienso y si pienso de manera positiva me sentiré mejor.

5. Imaginación Positiva: Un claro ejemplo de que nuestra imaginación repercute directamente en nuestro organismo es cuando visualizamos un limón y nos imaginamos su sabor, aroma, textura, y de repente lo mordemos, nuestro cuerpo empieza a segregar saliva.

Esto sirve para demostrar como la imaginación vívida hace que en nuestro organismo sucedan cambios físicos reales., de esta manera resultará más fácil comprender que los pensamientos catastróficos pueden producir o aumentar las sensaciones que se temen y por el contrario cuando se piensa en que todo irá bien se sentirá mucho mejor.

6. Afrontamiento de sensaciones sin evitación: Es probable que al intentar apartar una imagen o pensamiento, éste se vuelva más fuerte y persista por más tiempo, por lo cual en ciertos momentos aceptar esa sensación como algo “normal” ayuda a que disminuya la intensidad y el malestar que genera.

Importante recordar que la asociación entre las sensaciones temidas y la evaluación de peligro que constituye la raíz del problema se fortalece cada vez que el miedo irracional basado en pensamientos catastróficos gobierna tu conducta, por el contrario, esa asociación se debilita cada vez que se actúa en contra de lo que dictan estas creencias, cómo por ejemplo observar y afrontar la ansiedad siendo consciente que la ansiedad no irá mas si no hago interpretaciones catastróficas.

Con nuestros especialistas aprenderás estas técnicas y más, que te permitirán controlar tus pensamientos y emociones para controlar esas sensaciones negativas generadas por la ansiedad.

Escríbenos